Todas las entradas de: uflx6

Posverdad: ¿Ya no se puede creer en nada?

Científicos, periodistas y filósofos hablan de la “noticia deseada”, el fenómeno “cámara de eco” y las “fake news”.

 

Cuarenta y ocho personas –la mayoría, niños italianos– murieron en Europa, durante 2017, a causa del sarampión, una infección viral grave que se puede prevenir con una de las vacunas más conocidas, baratas y efectivas que existen. Pero, ¿cómo es que, en pleno siglo XXI y en una de las zonas más desarrolladas del mundo, hubo un brote de una enfermedad mortal como ésa, que se creía erradicada desde hace años? La respuesta es increíble: el 95% de las víctimas no estaba inmunizada. ¿Por qué? Sus padres se habían sumado al “movimiento antivacunas” tras leer información falsa en Internet.

En varios sitios se asegura que existe un supuesto complot de los gobiernos con los laboratorios para obligar a un calendario vacunatorio que no sólo es innecesario y oneroso para las arcas públicas, sino que puede llevar a los niños a contraer trastornos neurológicos como el autismo. Y aunque no existen pruebas científicas de estas temerarias afirmaciones, los más de 500 sitios web y páginas de Facebook de colectivos antivacunas más populares sostienen la teoría echando mano a anécdotas de difícil comprobación, técnicas psicológicas persuasivas o apelaciones emotivas. La muerte evitable de estas personas es la prueba más terrible de que vivimos en la era de la posverdad, en la que una mentira que leemos en Internet puede volverse un error fatal.

Mentime que me gusta

“La mentira es tan vieja como la humanidad. Pero la falsedad propalada a través de las redes sociales es un fenómeno nuevo. Y eso es la posverdad: la difusión viral de enunciados que engañan”, graficó Miguel Wiñazki, periodista y profesor de Filosofía que viene analizando desde hace tiempo cómo las nuevas tecnologías pueden colaborar o conspirar contra nuestra voluntad de informarnos correctamente. Según su visión, “muchas posverdades configuran una Noticia Deseada, es decir una falsedad madre, instituida por intereses creados y emancipada de los hechos mismos”. Adriana Amado, investigadora de medios y analista política, coincide en que no se trata de algo novedoso, pero que las redes sociales y la hiperconectividad le otorgaron un matiz completamente diferente. “Operaciones de prensa e informaciones falsas hubo siempre; la diferencia es que ahora se aceleró el proceso de circulación de información y por lo tanto vemos mucha más cantidad de noticias que no son ciertas”, le explicó a Viva.

Y es que la posverdad creció a la sombra de nuestros nuevos hábitos informativos. Según un estudio realizado por la agencia de medios Zenith, 43 millones de argentinos utilizan a diario Internet para saber qué sucede en el país y en el mundo, ya sea por medio de redes sociales, portales o plataformas de audio y video. Se trata de un cambio radical con respecto a lo que sucedía una década atrás, cuando los medios tradicionales –como los diarios, las revistas, la televisión y la radio– eran las fuentes de información utilizadas. Hoy los diarios tienen que competir con cuentas de Twitter, páginas de Facebook y portales de los que poco y nada se conoce, pero que aseguran tener primicias impactantes y revelar verdades que nadie más se anima a contar. La oferta es tan tentadora como peligrosa, como lo demuestra el caso del movimiento antivacunas.

Si decidimos informarnos por las noticias que comparten nuestros contactos en Facebook Twitter, por ejemplo, corremos el riesgo de obtener una imagen muy sesgada de la realidad, ya que sólo conoceremos la visión de aquellos que son nuestros amigos o de los referentes que decidimos seguir. Nadie tiene en su red de contactos de Facebook a alguien que piensa radicalmente distinto ni seguimos en Twitter a aquel cuya ideología está en las antípodas de la nuestra. Pero si las redes sociales son, en efecto, la fuente de noticias y datos, podemos vernos envueltos en un mundo fabricado a nuestra medida.

El propio espejo

Los especialistas hablan de “efecto burbuja” o “cámara de eco” para hacer referencia a cómo en muchos casos las redes sociales nos devuelven la imagen del mundo que queremos ver, aunque esté totalmente distorsionada de la realidad y la única voz que escuchemos sea la nuestra, ya que nos rodeamos de otros que piensan como nosotros. Esto va de la mano de la revalorización de las elecciones personales como un eje de nuestra vida contemporánea: al fin de cuentas, una versión individualista de la democracia y el empoderamiento civil. En el siglo XXI importan “mis” decisiones y “mis” necesidades, y están en crisis las autoridades tradicionales como la ciencia o la educación. Los movimientos antivacunas reclaman para cada ciudadano la potestad de elegir si quiere ser inmunizado contra ciertas enfermedades o no, mientras que no es nada extraño leer columnas de opinión de personas que jamás se formaron en menesteres pedagógicos denunciar que las escuelas o las universidades “están viejas” o “necesitan un cambio”. La horizontalidad de la web, que hace que nuestras opiniones puedan ser leídas por millones de personas, nos convirtió en opinólogos todo terreno.

El efecto burbuja se potencia, además, con la tendencia actual en el consumo de noticias que se verifica en ciertos medios digitales y que apunta a la segmentación personalizada. Gracias a poderosos algoritmos de aprendizaje automático, nos aparecen como sugerencias aquellos contenidos que fueron seleccionados en base a nuestros hábitos en el pasado. De este modo, vemos desaparecer las noticias “de interés general” en manos del “interés particular”, informaciones híper-segmentadas y ultra-específicas.

¿Cómo “nos hacen la cabeza”?

Esta vulnerabilidad a la hora de informarnos ya es explotada por algunos para manipular nuestras voluntades más allá de la vida virtual y lograr cambios concretos a nivel social y político. Existen varias técnicas para lograrlo, todas englobadas bajo la etiqueta de “ingeniería social”, métodos de persuasión psicológica diseñados para engañarnos. Facebook, Google Twitter admitieron frente al Senado de los Estados Unidos que, en 2016, en plena campaña presidencial, entidades rusas crearon y compartieron contenidos falsos destinados a influir en los votantes para que eligieran a Donald Trump. Estas publicaciones, que incluían mentiras flagrantes sobre Hillary Clinton y Barack Obama, fueron leídas y compartidas por 126 millones de usuarios, un tercio de la población de ese país. Aunque en algunos casos se trataba de sucesos irrisorios, muchos los daban por cierto sólo por el hecho de ser compatibles con sus propias ideas.

“Mucho de lo que dijeron Trump o su equipo durante la campaña no se condecía con la verdad, pero esto no necesariamente demuestra que vivimos en un mundo de posverdad sino que el ser humano puede tomar decisiones divorciadas de los hechos y de lo racional”, le explicó a Viva Laura Zommer, directora ejecutiva y periodística de Chequeado.com, un sitio que apunta a verificar el discurso público, buscando datos certeros para las afirmaciones que realizan funcionarios, líderes políticos o medios, entre otros.

Desde la neurociencia, Facundo Manes confirma que somos terreno fértil para las manipulaciones de la posverdad: “El cerebro humano procesa enormes cantidades de información en muy poco tiempo. Para brindar respuestas adecuadas a las situaciones que debe enfrentar en forma rápida, muchas veces debe tomar atajos para, de esa manera, ahorrar recursos. Estos atajos conducen a sesgos, esto es, desvíos o errores sistemáticos en el procesamiento de la información. Uno de ellos, el ‘sesgo de confirmación’, consiste en buscar datos que apoyen las ideas o hipótesis que disponemos previamente. Este sesgo suele ser bastante universal e insidioso. Nos lleva a privilegiar de manera implícita la información que apoya las creencias u opiniones que sostenemos en detrimento de otras fuentes de información. En consecuencia, compramos los diarios que coinciden con nuestras creencias políticas y en las redes sociales seguimos a gente o instituciones que dicen lo que queremos escuchar”.

A la tendencia biológica a creer en aquellas cosas que son compatibles con nuestras ideas, Wiñazki le agrega que las noticias falsas parecen ser más irresistibles que las verdaderas: “El consumo noticioso a través de las redes es permeable a la ingesta de apariencias, pero las apariencias engañan. Y aun así los engaños pueden resultar atractivos, magnéticos, interesantes. De pronto, la posverdad es más seductora que la misma verdad.Facebook parece ser ‘Fakebook’, pero la inundación de mentiras no les quita clientela a las redes” Laura Zommer señala, además, que existen estudios que muestran que las personas con mayor nivel educativo no sólo no son menos vulnerables al sesgo de confirmación, sino que son más influenciables. “Debemos entender que las personas no necesariamente toman decisiones basadas en evidencia, en lo racional. En ese sentido, el concepto de posverdad no es nuevo: la famosa tapa de Gente en plena guerra de Malvinas con el título ‘Estamos ganando’ es un ejemplo de noticia falsa. Sin embargo, antes se tardaba más en advertir la falsedad de una noticia”, graficó.

Demasiada “información basura”

El desdén por los hechos y la fascinación por las mentiras que nos gustaría que fueran ciertas son un cachetazo para muchos sectores. “Uno puede ver hoy a políticos y periodistas subidos a una silla como ante ratoncitos, gritando indignados contra la posverdad: en el fondo, lamentan que Internet les haya sacado el monopolio de la información. Hasta el siglo XX ellos eran los únicos que producían mensajes. La sociedad, en cambio, entendió perfectamente qué es la posverdad y se permite jugar y divertirse con eso. Las personas pueden suspender cuando desean sus creencias o ideas, mientras que ese juego parece vedado a políticos y periodistas”, aseguró Amado.

Para la analista, la solución a esta crisis es fácil. “La información es como la alimentación: hay mucha gente produciendo comida basura, que siempre es atractiva y convocante, pero cada persona debe evaluar cuánto quiere privilegiar la satisfacción inmediata y cuánto un estilo de vida saludable”, puntualizó. Esta dieta saludable está al alcance de todos: “Se puede desafiar el algoritmo y romper la burbuja si se toma la decisión de no entrar siempre a los mismos sitios, de diversificar la información, de suspender el retweet antes de verificar lo que dice. Son cosas muy sencillas que pueden romper esa lógica”.

Optar por elegir leer más puntos de vista y desafiar nuestras creencias es, además, saludable para nuestro cerebro. “Para ‘abrir’ nuestra mente necesitamos poner en tela de juicio nuestros pensamientos, especialmente aquellos que interfieren de manera negativa con nuestra vida. Y en este proceso, rodearse de gente que opina diferente a uno es una buena estrategia. Por eso, está cada vez más claro que el conocimiento novedoso surge de las diferencias. Hay evidencia que muestra que la gente con una mente más abierta ve el mundo diferente ya que se permite procesar cierta información que otros filtran estimulando respuestas creativas. La ciencia es un gran ejemplo de cómo el conocimiento más novedoso surge de la discusión entre pares, mientras que la democracia es otro de los ejemplos más cabales sobre estos mecanismos humanos que sirven para corregir nuestros sesgos”, ilustra Manes.

Una esperanza: volver a los hechos

Finalmente, Wiñazki cree que el periodismo también debe ser parte de la solución: “Tenemos que estar todo el día adentro de la red, pero también afuera, en el universo material. El periodismo sigue siendo ‘una ética del estar allí’ donde suceden las cosas: en las calles, en la Casa de Gobierno, en los estadios de fútbol, en los recitales… La riqueza informacional proviene de la vida y no meramente de su representación virtual. Estamos obligados a profundizar nuestra tarea, que es la diferenciación clara de lo verdadero de lo falso”.

Cómo detectar “fake news” o noticias falsas

1. Ojo con la fuente: investigar cuán seria es.

2. Buscar un link que lleve a la noticia, ya que es sencillo crear “capturas de pantalla” falsas y compartirlas.

3. Cuidado con cuentas de periodistas reconocidos que son apócrifas.

4. Ver cómo está escrita la noticia, ya que las “fake news” suelen tener errores ortográficos o de tipeo.

5. Chequear la veracidad de la foto: buscando en Google Images si la imagen aparece en otros sitios o es vieja, o reciclada de otra nota.

6. Una noticia de alto impacto no podría estar en un solo sitio. Buscar más fuentes si se sospecha.

 

 

Fuente: https://www.clarin.com/viva/posverdad-puede-creer_0_rJHCUbhQf.html

 

LAS 20 FALACIAS MÁS COMUNES, SEGÚN LA CIENCIA POR CARL SAGAN

El conocido científico Carl Sagan siempre mostró preocupación por el camino que la sociedad tomaba respecto a la ciencia y el conocimiento. Como divulgador, aconsejaba hacer uso del marco científico como la forma más eficiente de enfrentarse a los problemas. Además del llamado Kit del Esceptico y sus normas o consejos para eludir engaños o equivocaciones existentes en los medios de comunicación y redes sociales, también aconsejaba sobre cómo evitar que las cometamos nosotros mismos. Estas eran sus palabras:
Además de enseñarnos qué hacer cuando se evalúa un reto al conocimiento, cualquier buen kit de detección de tonterías —kit del escéptico— también debe enseñarnos qué no hacer. Debe ayudar a reconocer las falacias más comunes y peligrosas de la lógica y la retórica. Muchos buenos ejemplos se pueden encontrar en religión y política, donde sus practicantes se ven a menudo obligados a defender proposiciones contradictorias. 
Para ello, elaboró una lista de las 20 falacias y aberraciones lógicas más habituales con ejemplos de cada una de ellas. Algunos de los casos no me parecen del todo acertados, pero ¿quien soy yo para criticar al gran Carl Sagan? —bueno, estoy seguro que él no me dejaría caer en un argumento de autoridad del él mismo:
  1. ad hominem —del latín «contra el hombre», significa que se ataca al argumentador y no el argumento (por ejemplo: el reverendo Dr. Smith es un fundamentalista bíblico conocido, por lo que sus objeciones a la evolución no será necesario tomar en serio)
  2. argumento de autoridad (por ejemplo: el presidente Richard Nixon debería ser reelegido porque tiene un plan secreto para acabar con la guerra en el sudeste asiático —pero comoera secreto, no había forma de que el electorado lo evaluara por sus méritos, el argumento se convertía en un «confiar en él porque él era el presidente»: un error, como se vio después)
  3. argumento ad consequentiam [o de las consecuencias adversas] — (por ejemplo: un Dios que castiga y recompensa debe existir, sino la sociedad sería mucho más anárquica y peligrosa quizás incluso ingobernable. O también: el demandado en un juicio por asesinato ampliamente publicitado debe encontrarse culpable, de lo contrario, será un estímulo para los demás hombres a asesinar a sus esposas)
  4. argumento ad ignorantiam [o apelar a la ignorancia] la afirmación de que todo lo que no se ha demostrado falso debe ser cierto, y viceversa (por ejemplo: no hay evidencia convincente de que los ovnis no están visitando la Tierra, por lo que existen los ovnis y vida inteligente en otros lugares del UniversoOtro ejemplo: pueden haber tropecientos millones de otros mundos, pero no hay constancia de que alguno de ellos tenga la calidad moral de la Tierra, por lo que seguimos siendo el centro del Universo). Esta ansia por aprovechar la ambigüedad a su favor es lo que se critica con la frase: la ausencia de evidencia no es evidencia de su ausencia.
  5. alegato especial, a menudo usada para rescatar una proposición en serios problemas retóricos (por ejemplo, ¿cómo puede un Dios compasivo condenar las generaciones futuras al tormento porque, violando las normas, una mujer indujo a un hombre a comer una manzana? alegato especialno entiendes la sutil Doctrina del Libre Albedrío. Otro ejemplo ¿cómo puede ser igualmente la misma persona un Dios Padre, el Hijo y el Espíritu Santo?, alegato especial: no entiendes el misterio divino de la Trinidad. Otro más: ¿cómo pudo Dios permitir que los seguidores del Judaísmo, el Cristianismo y el Islam cada uno a su modo siguiendo medidas heroicas de amabilidad y compasión amorosa cometieran tanta crueldad durante tanto tiempo? alegato especial:: usted no entiende el libre albedrío de nuevo, y de todos modos, Dios se mueve en formas misteriosas)
  6. petición de principio, también llamada asumir la respuesta (por ejemplo, debemos instituir la pena de muerte para desalentar el crimen violento, pero, ¿es un hecho que la tasa de delitos violentos descienda cuando se impone la pena de muerte?. Otro caso: el mercado de valores cayó ayer a causa de un ajuste técnico y venta de acciones con beneficios de los inversionistas —pero ¿hay alguna evidencia independiente para el papel causal del «ajuste» y la venta con beneficios; ¿hay alguna utilidad en esta supuesta explicación?)
  7. sesgo de selección [o selección observacional], también llamada la enumeración de circunstancias favorables, o como el filósofo Francis Bacon describió, contar los éxitos e ignorar los errores (por ejemplo, un Estado se jacta de los presidentes que ha producido, pero no dice nada sobre sus asesinos en serie)
  8. generalización apresurada —un pariente cercano del sesgo de selección (por ejemplo, se dice que 1 de cada 5 personas es china. ¿Cómo es esto posible? conozco a cientos de personas, y ninguna de ellas es china. Atentamente” O: he sacado tres sietes seguidos. Esta noche no puedo perder.“)
  9. malinterpretar la naturaleza de la estadística (por ejemplo, el presidente Dwight Eisenhower expresa asombro y alarma al descubrir que la mitad de todos los estadounidenses tienen inteligencia inferior al promedio);
  10. inconsistencia (por ejemplo, ejecutar un plan de prevención para el peor de los males que un un potencial adversario militar sea capaz, pero ignorar de manera parsimoniosa proyecciones científicas sobre los peligros ambientales porque no están completamente “probados”. O también: atribuir la disminución de la esperanza de vida en la antigua Unión Soviética a las fallas del comunismo hace muchos años, pero nunca atribuir la alta tasa de mortalidad infantil en los Estados Unidos (en la actualidad la más alta de las principales naciones industriales) a los fracasos del capitalismo. Otro caso: considerar razonable que el universo siga existiendo siempre en el futuro, pero juzgar absurda la posibilidad que haya tenido duración infinita en el pasado);
  11. non sequitur —del latín «no se sigue» (por ejemplo: nuestra nación prevalecerá porque Dios es grandePero casi todas las naciones asumen que esto se cumple para ellas también; la expresión alemana era «Gott mit uns» [Dios está con nosotros]). Normalmente, los que caen en la falacia non sequitur suele ser por no tener en cuenta las alternativas posibles;
  12. post hoc, ergo propter hoc — del latín «sucedió después, por lo que fue causada por» (por ejemplo, Cardenal Jaime Sin, Arzobispo de Manila: «conozco a… una persona de 26 años de edad que parece de 60 porque toma pastillas [anticonceptivas]» OAntes de que las mujeres pudieran votar, no había armas nucleares)
  13. pregunta sin sentido (por ejemplo, ¿Qué pasa cuando una fuerza irresistible se encuentra con un objeto inamovible? Pero si hay una cosa tal como una fuerza irresistible no puede haber objetos inamovibles, y viceversa)
  14. falsa dicotomía —considerar sólo los dos opciones extremas en un continuo de posibilidades intermedias (por ejemplo, «claro, póngase de su parte, mi marido es perfecto, yo siempre estoy equivocada» O bien: «Si usted no ama a su país, es que lo odia» O bien: «Si no eres parte de la solución, eres parte del problema»)
  15. a corto plazo frente a largo plazo —un subconjunto del Principio del tercero excluido, pero tan importante como para prestarle una atención especial (un ejemplo, no podemos costear programas para alimentar a niños desnutridos y educar a los niños en edad preescolar. Necesitamos hacer frente con urgencia a la delincuencia en las calles. Otro: ¿por qué explorar el espacio o el ejercicio de la ciencia fundamental cuando tenemos tan enorme déficit presupuestario?);
  16. pendiente resbaladiza, relacionado con el Principio del tercero excluido (por ejemplo, si permitimos el aborto en las primeras semanas de embarazo, será imposible impedir la muerte de un bebé a término. O a la inversa: si el Estado prohíbe el aborto incluso en el noveno mes, pronto nos dirá que hacer con nuestros cuerpos en el momento de la concepción);
  17. confusión de correlación y causalidad (por ejemplo, una encuesta muestra que más graduados universitarios son homosexuales que aquellos con menor educación, por lo que la educación hace a las personas gay. O: los terremotos andinos están correlacionados con las aproximaciones más cercanas del planeta Urano, por lo que —a pesar de la ausencia de correlación alguna con el más cercano y masivo Júpiter— ésta las provoca)
  18. hombre de paja —caricaturizar una posición para que sea más fácil de atacar (por ejemplo, los científicos suponen que los seres vivos simplemente aparecieron juntos por casualidad —una formulación que ignora deliberadamente la visión darwiniana central, que la Naturaleza aprovecha lo que funciona y desecha lo que no. O —esto también es una falacia de corto frente a largo plazo— los ecologistas se preocupan más por los caracoles y búhos manchados que por las personas)
  19. evidencia suprimida o medias verdades (por ejemplo, una «profecía» increíblemente precisa y ampliamente citada del intento de asesinato del presidente Reagan se mostró en la televisión, pero —un detalle importante— ¿fue grabado antes o después del evento? Otro ejemplo: los abusos del gobierno exigen un revolución, hasta para hacer una tortilla se han de romper algunos huevos. Sí, pero es probable que se convierta en una revolución en la que mueran más personas incluso que bajo el régimen anterior? ¿Qué sugieren la experiencia de otras revoluciones? ¿Todas las revoluciones contra regímenes opresivos son deseables y por los intereses del pueblo?)
  20. uso de ambigüedades para evadir la cuestión [palabras de comadreja] (por ejemplo, la separación de poderes de la Constitución de los EE.UU. especifica que los Estados Unidos no pueden llevar a cabo una guerra sin una declaración por el Congreso. Sin embargo, a los presidentes se les da el control de la política exterior y la dirección de las guerras, las cuales son herramientas potencialmente poderosas para conseguir que ellos mismos sean reelegidos. Por tanto, Presidentes de cualquier partido político pueden verse tentados de organizar guerras mientras agitan la bandera y hablan de «acciones policiales», «incursiones armadas», «ataques preventivos», «pacificación» , «salvaguarda de los intereses americanos», y una amplia variedad de «operaciones», como la «Operación Causa Justa». El uso de eufemismos para la guerra son uno más de la amplia clase de reinvenciones del lenguaje con fines políticos. En palabras de Talleyrand, «el arte importante de los políticos es el de encontrar nombres nuevos para instituciones que bajo sus nombres antiguos se han convertido en odiosas para la gente» )

Sagan termina el capítulo con una advertencia necesaria :

Como todas las herramientas, el kit del escéptico y demás recomendaciones pueden ser mal utilizadas, aplicadas fuera de contexto, o incluso como una rutina sin llegar a ser meditadas. Pero aplicadas juiciosamente pueden ser una herramienta que marque la diferencia —y no menos importante, permite evaluar nuestros propios argumentos antes de ser presentados a los demás.

Fuente: http://cualeslarealidad.blogspot.cl/2014/06/las-20-falacias-mas-comunes-segun-carl.html

La Pinacoteca de la UdeC inaugura muestra obras en homenaje a Violeta Parra

Se trata de Violeta y sus contemporáneas. Influencias y transferencias (1958-1967), en donde se exhibirán obras de 15 artistas visuales además de un trabajo de la propia artista.

 

file_20170615143950

En el marco de la conmemoración de los 100 años del natalicio de Violeta Parra a la Pinacoteca de la Universidad de Concepción llegó la muestra “Violeta y sus contemporáneas. Influencias y transferencias (1958-1967)”.En la actividad se exhibirán las obras de 15 artistas visuales más una obra de Violeta Parra. “Esta exposición es un verdadero imperdible. Ciudadanos y visitantes de Concepción tendrán el privilegio de poder acercarse a una muestra que recoge la creación de 15 artistas mujeres, contemporáneas a Violeta Parra, en el año que festejamos su natalicio. En ese sentido esta exhibición es un llamado a reflexionar al mismo tiempo en la figura de las mujeres creadoras de las décadas del 50 y 60, sus búsquedas y sus lenguajes, que constituyen al mismo tiempo parte de la historia del arte de nuestro país”, dijo el ministro de Cultura, Ernesto Ottone.Las artistas que exhiben en este espacio, además de Parra, son: Roser Bru, Alicia Bustamante, Inés Puyó, Juana Lecaros, Laura Rodig, Marta Villanueva, Adriana Asenjo, Dinora Doudtchitzky, Mireya Laneras, Ximena Cristi, Nilda Bontá, Silvia Araya, Ana Cortés, Maruja Pinedo y Ruby Alarcón, en obras que van desde 1958 hasta 1967, año de su fallecimiento.La muestra estará disponible hasta el 30 de julio. Además de esta exhibición, también hoy se inauguró Paisaje que sucede que tiene las obras de Víctor Ramírez.

Aprende a conocerte con la ventana de Johari

 Un día alguien te hace un comentario de ti y piensas: “No tienes ni idea de quién soy”. Puede que tengas razón… o puede que no.

La Ventana de Johari es una herramienta de psicología cognitiva creada por los psicólogos Joseph Luft y Harry Ingham1 —las primeras letras de cuyos nombre conforman la palabra Johari— para ilustrar los procesos de interacción humana. Este modelo se utiliza generalmente en grupos de autoayuda y en ejercicios corporativos de dinámica de grupo a modo de heurística.

Este modelo de análisis ilustra el proceso de comunicación y analiza la dinámica de las relaciones personales. Intenta explicar el flujo de información desde dos puntos de vista, la exposición y la realimentación, lo cual ilustra la existencia de dos fuentes: los «otros», y el «yo».

La teoría se articula mediante el concepto de espacio interpersonal, que está dividido en cuatro áreas —cuadrantes—, definidas por la información que se transmite.

Ventana de Johari1 Yo conozco Yo desconozco
Los demás conocen Área libre Área ciega
Los demás desconocen Área oculta Área desconocida

Estos cuadrantes están permanentemente interactuando entre sí, por lo que, si se produce un cambio en un cuadrante, este afectará a todos los demás.

Charles Handy llama a este concepto la «casa de cuatro habitaciones de Johari».La primera habitación (área libre) es la parte de nosotros mismos que los demás también ven. La número dos (área ciega) lo que los otros perciben pero nosotros no. La tercera (área oculta) es el espacio personal privado y la última habitación (área desconocida) es la parte más misteriosa del subconsciente o del inconsciente que ni el sujeto ni su entorno logran percibir.

Según la teoría, la persona en la que predomina el cuadrante libre o «abierto» funciona de manera más armónica y sana, pues se muestra tal cual es, se conoce a sí misma y no vive con miedo a que los demás la conozcan.

ventanajohari_11

La realidad es que todos tenemos áreas de nosotros que el resto desconoce, pero también ocurre al contrario. Los demás coinciden en algo de nuestra forma de ser y, sin embargo, no somos conscientes de ello. Por ejemplo, creemos que trabajamos muy bien en equipo y el resto de compañeros esperan más de nosotros. O pensamos que se nos da mal hablar en público porque nos ponemos muy nerviosos y nuestros colegas opinan que nos desenvolvemos a las mil maravillas. Pues bien, las diferentes percepciones suele ser un foco de problemas en las relaciones personales y profesionales, por eso, si mejorásemos en nuestro autoconocimiento, tendríamos mayor capacidad para reducir posibles conflictos con los que nos rodean. Para conseguirlo, dos profesores universitarios, Joseph Luft y Harry Ingham, diseñaron una herramienta que la bautizaron como la ventana de Johari, en honor a sus apellidos (que no a un lugar en la tierra con este nombre, como alguna ha escrito). Consta de dos ejes: el horizontal recoge lo que sé o lo que desconozco de mí mismo. Y en el vertical lo que los otros saben o desconocen de mí. De este modo, se crean los siguientes cuadrantes:

  • Área pública o “sé que lo sabes”: aquí se sitúan las experiencias y los datos que conoces tanto tú como las personas que te rodean. Son las zonas comunes. Por ejemplo, agradable, le gusta hacer bromas, analítico, reflexivo… o lo que sea, que tú también estés de acuerdo.
  • Área ciega o “no sé que lo sabes”: se refiere a la percepción que tienen los demás de ti mismo y de la que no siempre eres consciente, como la manera de hablar, de actuar o de interaccionar con el resto. De algún modo, es lo que se dice a la espalda sin que sea negativo necesariamente. Por ejemplo, las bromas que gasta no hacen demasiada gracia, aporta más al equipo de lo que él cree…
  • Área oculta o “sé que no lo sabes”: como indica la palabra es aquella parte de ti mismo que solo tú conoces y que no muestras en público por miedo a la reacción de terceros o a sus repercusiones. Puede ser una timidez que no se note y que se compensa con las bromas o una prepotencia que se intenta disimular con dosis de aparente humildad.
  • Área desconocida o “no sé y no lo sabes”: es el área que representa aquello de lo que ni tú ni tu entorno sois conscientes de ello. Se refiere a rasgos que desconoces hasta ese momento y que podrían ser un potencial por descubrir. Por ejemplo, una actitud valiente que de repente surge y que nunca antes se hubiera imaginado; o un deseo de alcanzar una posición jerárquica que ni la persona era consciente.

Pues bien, si deseas rellenar tu ventana de Johari necesitas algo crucial: feedback (y siento el anglicismo) de quienes te rodean tanto en el plano profesional como en el personal. Es importante escuchar y preguntar sobre qué opinan las personas de uno mismo. Lógicamente, cuando se hace el ejercicio, se requiere sinceridad y aguantar el tirón, ya que es difícil solicitar opiniones si se reacciona de manera poco amable. Cuanta más información se recoja, mejor. Después, se coloca en las distintas áreas y se valora cuál es la que más peso tiene (la desconocida es bastante difícil de acceder y esa solo surge a través de un proceso de reflexión profundo). Y lo más importante, cuanto más grande sea el área pública, más confianza, más autoconocimiento y mayor comunicación abierta existe. Por ello, si lo que deseamos es tener mejores relaciones personales en el trabajo o en nuestra vida privada, vale la pena reflexionar sobre si lo que mostramos es coherente con lo que los otros ven de nosotros mismos y hasta qué punto tenemos secretos ocultos que juegan o no a nuestro favor.

Adam West, el primer Batman de la televisión

1497112201_690473_1497113154_noticiarelacionadaprincipal_normal_recorte1

El actor ha fallecido a los 88 años a causa de una leucemia

Sí: Keaton, Kilmer, Clooney, Bale, Affleck… pero para la cultura pop Batman siempre tendrá el rostro del tercer actor que le interpretó, Adam West, el primero que dio vida al gran vengador en la televisión. West, ese Batman tan querido, falleció el viernes en Los Ángeles a los 88 años a causa de una leucemia, ha informado su familia. Entre 1966, en concreto el 12 de enero, y 1968, West (Seattle, 1928) interpretó al hombre murciélago y el personaje marcó para bien y par mal toda su carrera.

El éxito de su Batman se debe a cómo sus creadores exprimieron la cultura pop, mostrando en pantalla onomatopeyas dibujadas como en los tebeos cuando había peleas, a los trajes coloridos, al ambiente kitsch con cierta sorna (muy alejado al tenebrismo que rodea a este personaje desde los años ochenta) y a actores de clase que dieron vida a otros personajes, entre ellos Burt Ward como Robin, Cesar Romero como Joker, Burgess Meredith como Pingüino o Julie Newmar, que encarnó a Catwoman en solo 13 entregas, pero dejando una enorme huella. La serie se canceló tras 120 episodios por culpa de los altísimos costes de producción.a mal toda su carrera.

 

Un experimento cuántico para averiguar de qué está hecha la conciencia humana

JOSÉ MANUEL NIEVES @josemnieves

Se trata de incorporar la conciencia humana a los instrumentos de medición de partículas subatómicas que usan los científicos.

27835116-dibujo-doodle-del-ngel-y-el-diablo-los-combates-en-la-pared-de-ladrillo-blanco-concepto-de-concienci

¿Qué es la Conciencia humana? ¿Se trata de algo físico y medible o es totalmente inmaterial y fuera de los dominios de la Física? Para responder a esas preguntas, Lucien Hardy, físico del Instituto Perimeter, en Canadá, ha propuesto modificar sutilmente un experimento bien conocido en los laboratorios de física cuántica de todo el mundo para demostrar dónde están los límites, si es que existen, entre mente y materia.

En concreto, Hardy propone incorporar la conciencia humana a los instrumentos de medición de partículas subatómicas que usan los científicos, y comprobar si los resultados de las mediciones se alteran de algún modo con respecto a los que se obtienen normalmente. Si así fuera, y los experimentos mostraran cualquier desviación, por pequeña que sea, de lo que predicen las leyes cuánticas, estaríamos entonces ante la primera prueba de laboratorio que demuestre que nuestra mente es, potencialmente, inmaterial y ajena a la física conocida.

Durante las dos últimas décadas, una serie de experimentos conocidos comoTest de Bell, han sido profusamente utilizados para confirmar las más extrañas propiedades de las partículas subatómicas, entre ellas el entrelazamiento cuántico, esa “acción fantasmagórica a distancia” que tanto incomodaba a Einstein. Ahora, Hardy propone llevar a cabo los test de Bell, pero acoplando a los instrumentos algo completamente nuevo: nuestra conciencia.

Con su célebre frase, Einstein se refería a la increíble propiedad según la cual, si dos partículas están entrelazadas, cualquier cosa que le suceda a una de ellas será inmediatamente “conocido” por la otra, incluso si ambas están a muchos años luz de distancia. Es decir, que de alguna manera que no comprendemos ambas partículas se comunican instantáneamente y sin importar la distancia que haya entre ellas.

Pero para que eso sea así, cualquier señal que atraviese el espacio entre las dos partículas tendría que moverse más deprisa que la luz, lo cual no es posible en nuestro Universo. Para Einstein, esta contradicción implicaba que la teoría cuántica no estaba completa, y que debía de existir algo más, a nivel muy profundo, que permitiera explicar este comportamiento de las partículas sin tener que recurrir a influencias “fantasmagóricas” e instantáneas. Desde entonces, un buen número de físicos ha estado intentando, aún si éxito, encontrar esa teoría fundamental que falta.

Así funciona el test de Bell

A mediados de la pasada década de los sesenta, el físico Jonh Bell ideó la forma de comprobar si las partículas subatómicas realmente se influyen entre sí sin importar la distancia. Para ello, diseñó un experimento en el que se creaba una pareja de partículas entrelazadas y se las enviaba en direcciones opuestas, a las ubicaciones A y B. Por supuesto, tanto en A como en B había detectores para medir el spin (la rotación) de las partículas.

El ajuste del dispositivo (por ejemplo elegir si se medirá el giro de la partícula en la dirección de +45 o -45 grados), se hizo utilizando generadores de números aleatorios, de forma que era imposible para el punto A conocer el ajuste del punto B (y viceversa) en el momento de la medición.

Una vez todo listo, el paso siguiente de un test de Bell es realizar mediciones en muchos pares de partículas entrelazados. Si la Física Cuántica es correcta y existe, de hecho, la famosa “acción fantasmagórica a distancia”, entonces en los resultados de las mediciones habrá una mayor correlación que si Einstein estuviera en lo cierto. Y resulta que todos los experimentos hechos hasta ahora han apoyado, sin duda, a la Física Cuántica.

Algunos físicos, sin embargo, han argumentado que incluso los generadores de números aleatorios podrían no serlo tanto, y estar gobernados en realidad por algún tipo de física subyacente que aún no comprendemos. Y que ese “superdeterminismo” podría explicar la elevada correlación observada en los experimentos, sin necesidad de recurrir a la extraña acción a distancia.

El papel de la conciencia

Y llegamos así a Lucien Hardy y a su extraordinaria propuesta. Lo que Hardy sugiere, en efecto, es que es posible controlar las mediciones de A y B con algo que, en potencia, podría no pertenecer al mundo material: la mente humana.

Para poner a prueba su idea, Hardy propone un experimento en el que A y B se establecen a 100 km. de distancia. En cada extremo, un centenar de seres humanos están conectados a los medidores por medio de cascos de electroencefalografía (EEG) capaces de leer su actividad cerebral. Las señales generadas de esta forma serían, precisamente, las utilizadas para cambiar los ajustes de los dispositivos de medición en las dos ubicaciones.

La idea es llevar a cabo un número muy grande de mediciones en A y B y extraer la pequeña fracción en la que las señales de los electroencefalogramas causaron cambios en los ajustes en A y B después de que las partículas partieran de su posición original, pero antes de que llegaran a su destino y fueran medidas.

Si la cantidad de correlación en estas mediciones no coincidiera con las pruebas de Bell estandar, estaríamos ante una flagrante violación de la teoría cuántica, y significaría además que las mediciones en A y B estarían siendo controladas por procesos que no pertenecen al ámbito de la física.

“Aunque solo viéramos una única violación de la teoría cuántica -asegura Hardy- cuando usemos un sistema que podría considerarse como consciente, humano o animal, sería ciertamente emocionante. No puedo imaginar un resultado experimental más sorprendente en física que ese”.

En efecto, llegar a esa conclusión significaría que los físicos empezarían a debatir sobre la existencia misma del libre albedrío y su alcance real. Porque aunque la Física gobierne el mundo material, si resultara que la mente humana no está hecha de esa misma materia, entonces podríamos ir “más allá” de los límites de la física.

La mayor parte de los físicos no dudaría en afirmar que lo más probable es que al llevar a cabo este experimento no suceda nada especial, que las leyes de la Física Cuántica se seguirán cumpliendo y que la conciencia humana está hecha de lo mismo que todo lo demás. Sin embargo, opina Hardy, si alguien se anima a llevar a cabo el experimento y obtiene un resultado inesperado, entonces el premio sería enorme. “Sería la primera vez que, como científicos, ponemos nuestras manos en el problema de la naturaleza de la conciencia”.

Arco de la UdeC: ícono de Concepción

El Arco de la Universidad de Concepción refleja toda una escuela relativa a los edificios públicos en el país del norte, que influyó la formación de Buddemberg en la década del ’30.
Inteligencia y conocimiento

Arco_de_Medicina_UdeC

El inicio del eje nororiente-surponiente de la Universidad de Concepción es el que marca esta construcción de la década de 1940 y que se ha transformado en el acceso principal de la casa de estudios. El Arco de la Universidad, combinando la modernidad con la monumentalidad neoclásica, confirma su papel de ícono de la ciudad y su atractiva resolución volumétrica y continúa atrayendo las miradas de visitantes y habitantes tradicionales de esta ciudad universitaria.
En la arquitectura chilena, la columnata aparece en forma reiterada, algo que no está ausente en Concepción. Una de las más destacadas y paradigmáticas columnatas del país es la que corresponde al edificio del Arco de la Universidad de Concepción (antiguamente llamado Arco de Medicina) que en 2007 fue restaurado en su fachada y en la estructura.
A juicio del jefe de la Unidad de Proyectos de la UdeC, el arquitecto Pedro Tagle, lo más sobresaliente de esta construcción es el buen tratamiento del arco, su ritmo, proporción y distanciamiento. La columnata le confiere así profundidad a la fachada, que se ha transformado en acceso principal del campus universitario e ícono de la ciudad.
Este edificio fue proyectado por la arquitecto valdiviana Gabriela González De Groote y el penquista Edmundo Buddemberg, quienes resultaron ganadores del concurso nacional de arquitectura al que convocó la rectoría de Enrique Molina Garmendia el año 1946.
El llamado correspondía a la idea de desarrollar el proyecto para un edificio que albergara a la facultad de Medicina, iniciativa trascendente no sólo en el aspecto académico o en lo significativo de sus dimensiones, sino porque conforme al Plan Regulador del campus, elaborado por el urbanista austríaco Karl Brünner, este edificio debía constituirse en la cara de la Universidad, ocupando un emplazamiento estratégico en el encuentro de la Avenida Roosevelt y la calle Janequeo, conformando una puerta simbólica para el recinto.
La propuesta de Buddemberg y González destacó desde un principio por lo claro de su planteamiento funcional, así como por sus méritos arquitectónicos y plásticos; estos último probablemente debido a la influencia del arquitecto penquista, hombre de gran sensibilidad artística y formado en Estados Unidos.
Según Tagle, el Arco de la Universidad de Concepción refleja toda una escuela relativa a los edificios públicos en el país del norte, que influyó la formación de Buddemberg en la década del ’30.
Inteligencia y conocimiento
El edificio está constituido por volúmenes funcionalmente independientes que tienen sus propios accesos por el interior del campus, pero que se articulan con un tercer volumen en forma de puente, que no sólo define la puerta, sino que acoge el mural en sobrerrelieve realizado por el escultor argentino Mario Ormezzano.
En su libro El campus de la Universidad de Concepción: su desarrollo urbanístico y arquitectónico, el arquitecto Jaime García Molina señala que la columna que tanto caracteriza al edificio alude a un recurso formal presente en una serie de grandes edificios construidos en la Italia de los años ’30, el que fue muy utilizado por la arquitectura de los años ’40 y ’50.
En verdad se trata de un magnífico edificio, muy bien resuelto volumétrica y plásticamente y en el que las palmeras que se ubican a cada lado de la puerta resultan, con los jardines, un adecuado complemento de su expresión.
Asimismo, simbolizando de manera alegórica la inteligencia, el conocimiento y el pensamiento creador, el mural en relieve fue realizado por Mario Francisco Ormezzano entre 1945 y 1950. El motivo escultórico del friso muestra la tradición de la época de 1930 en Europa y en él, hombres y mujeres con símbolos de las distintas áreas del saber (entre ellas Atenea), se acercan hacia la meta del conocimiento que, en el respaldo de su sillón, exhibe el escudo de la Universidad de Concepción.

Presencia de América Latina Del pintor mexicano Jorge González Camarena

Mural

Realizado con la colaboración de los muralistas mexicanos Salvador Almaraz, Manuel Guillén, Javier Arévalo  y los chilenos Albino Echeverría y Eugenio Brito en 1965.

Asistir a la Casa del Arte a observar este mural permite al público conocer en síntesis y a través de imágenes cargadas de colorido y monumentalidad, la génesis del continente latinoamericano desde una perspectiva que exalta los valores culturales, sociales y de unión de los países de nuestra América.

Mural_panoramico

El mural de la Casa del Arte de la Universidad de Concepción es obra del artista mexicano Jorge González Camarena (Guadalajara 1908 – México D.F. 1984) con la colaboración de Salvador Almaraz, Manuel Guillén, Javier Arévalo, también mexicanos y los chilenos Albino Echeverría y Eugenio Brito.

El trabajo en el muro, de 250 mts.2 (sin incluir la escalera), se inicia en noviembre de 1964 y finaliza en abril de 1965. En este gran paño de piedra y acrílico se encuentra descrita, en espléndida armonía de colores y formas, la unidad genética y el destino de los países del continente iberoamericano.

El relato plasmado en el mural es una invitación a reconstruir nuestra historia común pero no desde el relato de la historia pasada, concluida y cada cierto tiempo revisitada desde la lógica ortodoxa. Presencia de América Latina es una obra que reivindica la vida, lo continuo y lo abierto, en que sus espectadores pueden ejercitar una lectura cómplice, original y libre.

El desarrollo del mural, el “relato pictórico”, se inicia en el paño derecho y en él se encuentra representado el pasado, el mundo pre-hispánico de América Latina. Esta idea es acentuada por el símbolo rojo de Zontemoc (sol que cae) en la parte superior del paño que refleja el ocaso de las culturas prehispánicas. En la parte de la escalera se desenvuelve la Serpiente Emplumada, el Quetzalcóatl, con sus grandes colmillos y su ojo verde, símbolo mexicano de la cultura. En la parte inferior izquierda una mujer de rostro azul -la mítica sirena- enreda peces entre sus dedos mostrando con ellos las riquezas del mar; junto a ella el verde mascarón de Tlaloc, dios de la lluvia, importante deidad del panteón azteca. En este mural, donde se exaltan los valores culturales, raciales y de unión latinoamericanos, hay sólo una breve alusión a la lucha de la conquista: en el ángulo superior izquierdo dos cabezas de caballos y un español luchando con un Caballero Águila.

El paño central se inicia con las figuras que el maestro González Camarena llama “La Pareja Original”, formada por un español y una mujer que representa a todas las razas indoamericanas, La Pareja camina sobre la tierra (carbón), bajo ella yacen dormidas, inmersas en la tierra, las mujeres que simbolizan las riquezas minerales: cobre, plata, oro… En la parte superior, las mujeres cubiertas de enredaderas representan el emblema de la generosidad de la tierra, imagen realzada por la gravidez de una de ellas y sobre la cual se levantan y crecen plantas representativas de ambos continentes y de las culturas madres: Europa es el trigo, América el maíz. La pirámide termina  con las conquistas técnicas: hélices, émbolos, arados…

Este motivo se enlaza con lo que constituye el tema central del mural: la fusión de las razas representada por los tres rostros ensamblados en la parte superior. El gran rostro rojo simboliza la raza propiamente americana y sobre el cual se proyectan los aportes de las otras razas del mundo. La mujer desnuda representa a Latinoamérica.

El blanco capitel ubicado sobre el desnudo sintetiza el aporte arquitectónico dado por las culturas greco-latinas, así como la columna de piedras talladas nos muestra lo entregado por las culturas mesoamericanas: las pirámides aztecas y estelas mayas, por ejemplo. Todos los elementos del paño central del mural están unidos por el ondulante friso de banderas de todos los países latinoamericanos. En los extremos se ubican las aves heráldicas: en el sur el cóndor como fondo de la bandera de Chile y en el norte resplandeciente el águila y la serpiente sobre las cuales se recorta la bandera de México.

En el paño, al costado izquierdo, dos símbolos botánicos llenan el muro: la planta representativa de México, el nopal en el cual se entrelaza el rojo copihue, la flor nacional de Chile. Sobre el tronco del nopal se clavan espadas y puñales reflejando así las guerras que ha sufrido México: las plantas con sus raíces abrazan a los tres esqueletos que hay bajo ellas y que son nuestros antepasados que las nutren.

Coronando el mural, en la cornisa podemos leer los versos de Pablo Neruda: “Y no hay belleza como esta belleza de América extendida en sus infiernos en sus cerros de piedra y poderío y en sus ríos atávicos y eternos…”.

Presencia de América Latina es un mural de reconocido prestigio e incalculable valor. Las razones de esta apreciación son artísticas, culturales, históricas, educativas, turísticas, sociales y espirituales, ámbitos en los cuales el mural se erige como una obra de extraordinario interés y actualidad.

Asistir a la Casa del Arte a observar este mural permite al público conocer en síntesis y a través de imágenes cargadas de colorido y monumentalidad, la génesis del continente latinoamericano desde una perspectiva que exalta los valores culturales, sociales y de unión de los países de nuestra América. Ejemplo de ello es  la imagen superior del mural en donde se encuentran unidas las banderas de los países Latinoamericanos.

Razones por las que el cine de Alejandro Jodorowsky no es aclamado por la crítica

El árbol se refugió en la hoja, y la hoja en el árbol.
La casa en la puerta y la puerta en la casa.
Después vi al árbol hecho hoja y la casa hecha puerta.
Desde entonces tuve que hacer un esfuerzo
para no refugiarme en mis manos…

—”Fando y Lis”

Una multitud violenta quiso asesinar a Alejandro Jodorowsky… al menos metafóricamente. El público del Festival de Cine de Acapulco de 1968 estaba atónito, indignado y molesto con el joven director de apenas 39 años de edad. El artista acababa de proyectar su primer largometraje “Fando y Lis” basado en la obra del mismo título del surrealista Fernando Arrabal. Las escenas de sexo, podredumbre, locura y protesta intelectual hicieron que el público dejara la sala y comenzara a gritar en contra del nuevo Judas del cine mexicano. El caos llegó a tal punto que El Indio Fernández, figura líder de la Época de Oro, también amenazó con matarlo. Eventualmente la cinta fue prohibida a lo largo de la nación, convirtiéndolo de forma indirecta en un ícono del surrealismo y a la vez en un enemigo constante del mundo del cine.

cine de alejandro jodorowsky fando y lis

¿Cómo ganó reconocimiento?

1968 fue una época de represión y de pensamiento retrógrada en México. La reticencia que mostró la audiencia en contra de la cinta de Jodorowsky fue causada por el miedo que tenían de mirar el futuro del cine y a aceptar el cine experimental como un medio para enviar mensajes políticos y sociales. El contexto cultural –a meses de la masacre de Tlatelolco– hizo que sólo los jóvenes y aquellos que buscaban expandir sus panoramas en el aspecto intelectual aceptaran y glorificaran sus siguientes películas por explotar el simbolismo, la metaficción y la sátira hacia las creaciones comerciales evitando mirar con rigor la fuerza con la que realmente estaban hechas sus obras visuales.

En la actualidad, sus filmes ya no son tan controversiales y son vistos con miradas más objetivas, permitiendo que sean puestos bajo escrutinio por múltiples críticos de cine. Aunque algunos, como el reconocido Roger Ebert, respetan su obra, otros expertos como Gary Arnold o Phil Hardy afirman que no es un director revolucionario, sino que sus imágenes resultan tan pretenciosas que es imposible tomarlas en serio.

cine de alejandro jodorowsky montana

¿Por qué la crítica no lo aceptó?

“Fando y Lis” es el filme que, incluso en la actualidad, divide más a la crítica por la manera en que está escrita y dirigida. Tiene tintes de estilos poéticos dadaístas que no encajan con la dicción y estilo de los actores mientras que el acompañamiento visual crudo y sádico es considerado exagerado incluso para un filme de este tipo. Jodorowsky se esforzó en darle una apropiada adaptación pero no logró trasladar el espíritu sencillo e irónico que era el centro de la obra de Arrabal. Esa cinta es el ejemplo perfecto de por qué el realizador no fue tomado en serio: a pesar de que tiene validez en su forma literaria, su creador parece estar más enfocado en forjar escenas que inciten al shock que en explicarlas y darles forma, tal y como lo indicó Vincent Canby, crítico del New York Times.

cine de alejandro jodorowsky fando

“El Topo” es considerada su obra maestra por sus más fervientes seguidores y es vista como el epítome del cine surreal por explotar simbolismos religiosos y cinematográficos, creando una historia sobre fe, filosofía y la identidad bajo el lente de la cultura oriental. Sin embargo, analistas como Gene Siskel afirman que la influencia de la cultura de las drogas que se desarrolló en la época en que sus filmes fueron creados los estableció como falsas obras maestras, tal como sucedió gracias al contexto cultural en México.

Por su parte, Canby escribió: “Todo está ahí en un filme que es (literalmente) todo entrañas, pero no tiene a nadie que le de a las entrañas alguna forma particular o una función”. Afirma que aunque el realizador tiene en la mente una idea clara del efecto que quiere causar en la audiencia y una visión aguda de la huella que genera el uso apropiado del vestuario, la simetría y el diseño de producción dependen de trucos superficiales y elementos impactantes para crear un efecto conciso.

cine de alejandro jodorowsky topo

Falta de sustancia

Mientras que Roman Polanski, Jean-Luc Godard y Andréi Tarkovski –cineastas en su mayor parte independientes– fueron llamados figuras líderes en el cine por marcar esa época por su balance entre guión, imagen y estructura, ofreciendo también su perspectiva dentro de las temáticas de las obras, ganando mayor credibilidad por parte de la crítica, Jodorowsky la pierde. Sus elecciones artísticas son fácilmente cuestionables, como fue el caso de la real violación de la actriz Maria Lorenzio en una de sus escena “simbólicas”. Hecho por el cual aún no ha sido juzgado por los medios.

En “La montaña sagrada”, trata de retar al espectador “con brutal decadencia”, como lo indicó Kevin Thomas de Los Angeles Times, y aunque busca hacer sátira del cine surreal jugando con su veteranía en las composiciones visuales, pierde seriedad al esforzarse en crear escenas que puedan ser percibidas con alto simbolismo. Aunque no cualquier cineasta es igual de talentoso para crear una escena, Jodorowsky podía ofrecer más si no tratara de ser tan profundo. Así lo demostró años después con “Santa sangre” y eventualmente con sus obras biográficas “La danza de la realidad” y “Poesía sin fin”, todas aclamadas por su honestidad, libertad artística y por su control escénico, según observaron David Parkinson y Martyn Unsworth. Se transformaron en cintas que finalmente entregaban la esencia de su autor, no sólo eran imágenes fantásticas con alto contenido simbólico.

cine de alejandro jodorowsky santa sangre

Aunque el director es adorado por los fanáticos del cine tardó en ser reconocido por la crítica. Su reticencia no nació a partir del miedo por cambio político y social como sucedió en el Festival de Cine de Acapulco hace casi 50 años, sino de su postura personal ante la creación cinematográfica. Su espíritu surrealista no se asemejaba al de Salvador Dalí ni Luis Buñuel, quienes crearon escenas igual o más extrañas que las de él, pero con mayor sustancia y la amplia justificación de sus imágenes. No es que no entendieran lo que sucede en pantalla, sino que la inclinación artística que buscaba explotar demandaba aún más valor que el que ellos veían en la pantalla.

cine de alejandro jodorowsky sangre

Esto no significa que los primeros filmes de Jodorowsky sean malos ni que su calidad sea baja. Son obras únicas en su género que influyeron a decenas de cineastas en el aspecto visual. Su perspicacia para crear escenas podrá ser cuestionable al igual que sus declaraciones e ideas vinculadas con la psicomagia, pero continuará generando discusión entre los expertos del séptimo arte. Sus obras seguirán siendo analizadas y para un cineasta de su calibre, suele ser más que suficiente.
Dejó una marca y ahora sólo se sienta a mirar cómo todos se reúnen para tratar de ver qué significa.

Fuente: http://culturacolectiva.com/cine-de-alejandro-jodorowsky/

Carta pública a Mario Vargas Llosa, por Mempo Giardinelli

Mempo Giardinelli,  escritor y periodista argentino, fue galardonado con el Premio Rómulo Gallegos en 1993 en Venezuela y recibió también diversos premios en México, España, Italia y Chile.

La carta a Mario Vargas Llosa está en contexto con la entrevista que Vargas Llosa le hizo al presidente argentino Mauricio Macri en el diario “El País” .

Mempo aclaró que su indignación con Vargas Llosa por el reportaje, no es una discusión literaria sino “una discusión que tiene que ver con la sociología política, con el destino de nuestro pueblo. Incluso no sólo Argentina, tiene que ver con el Perú”. “En realidad no era una entrevista, era una payasada entre Vargas Llosa y el presidente Macri. La verdad es que me dio mucho dolor porque no hacía falta tanto”, remarcó.

El Renacentista

Admirado Maestro, dondequiera se encuentre:

No he tenido la fortuna de ser su amigo cercano, aunque como ustMario Vargas Llosa_zpsbfemjt1bed bien sabe me considero su devoto discípulo. Las dos veces que nos vimos, una en Buenos Aires, otra en Lima, nos saludamos con afecto y además he recibido otro par de veces sus saludos. Pero lo para mí más importante es haber leído casi toda su obra con deleite y pasión. Todavía enseño en mis clases de grado y posgrado sus novelas, por lo menos una por año –en 2016 retomé “Los cachorros”– y siempre sus lecciones sobre Flaubert y Arguedas.

Desde luego que no comparto ninguna de sus ideas políticas, pero hasta ahora opté por no contradecirlo y lamenté en silencio diversas declaraciones suyas. Cada vez que lo vi en la tele cambié de canal en homenaje a la calidad de su prosa, su poética y la carnadura de sus personajes. Incluso cuando en 2012 se armó un jaleo en Buenos Aires porque usted iba a inaugurar la Feria del Libro, yo escribí en este mismo diario que su Premio Nobel era “irreprochable porque en él se premió una estética literaria moderna, innovadora, original y escrita en los márgenes de la civilización imperial”. Y también escribí que “más allá del enorme narrador que es, también es un cruzado neoliberal, de esos que se espantan ante cualquier gesto o corruptela kirchnerista pero a Menem le toleraron sin chistar que nos rifara el país, el petróleo, los ferrocarriles, los puertos y la mar en coche”. Y hasta ahí llegué, y después, cuando en 2015 usted hizo campaña electoral diciendo que “si fuera argentino, votaría por Macri”, también me impuse silencio a pesar de lo que me dolía mi país.

Pero, aunque jamás retruqué sus opiniones ni mucho menos lo ataqué a usted –y tampoco lo haré ahora– sí quiero precisarle algunas cosas porque he visto con estupor la entrevista –es un modo de decir– que usted enhebró en Madrid esta semana con el presidente de mi país. Al verlo a usted aceptar y celebrar tanta mentira no literaria, supe que otro silencio ya era demasiado.

Y es que el gobierno que encabeza el Sr. Macri es un gobierno de estafadores, en primer lugar, porque llegaron al poder prometiendo lo que el pueblo argentino quería y necesitaba escuchar, pero decididos –ya entonces– a traicionar todas y cada una de aquellas promesas.

En segundo lugar, es un gobierno de facinerosos y malvados insensibles que, a lo largo de cuatro décadas, y bajo todos los gobiernos, han venido fugando del país alrededor de 350.000 millones de dólares que tienen escondidos en cuevas fiscales que llaman paraísos. Por eso entre lo primero que dispuso el Sr. Macri figura un “blanqueo” fiscal para dizque legalizar esas fortunas, las cuales ni siquiera retornan al país.

El Sr. Macri es hoy considerado por diversos medios del mundo (no los españoles, claro está) entre los cinco gobernantes más corruptos del planeta. Y el repertorio de sus escándalos –que ocultan los grandes diarios y sistemas televisivos argentinos– es impactante. Se sabe que hay más de 40 sociedades secretas vinculadas al Grupo Socma, propiedad de la “Famiglia” Macri. Y son públicas sus condonaciones de deuda y favoritismos, como en los casos del Correo Argentino (a su papá) y del Ferrocarril Sarmiento (a su cuñado).

Claro que a mí también me impacta ahora que usted ha
ga como que ignora todo esto. El gabinete argentino se parece al del Dr.Caligari, con más de 50 funcionarios procesados (entre ellos el mismo presidente y la vicepresidenta), perversos vínculos con el brasileño affaire Odebrecht, uno de cuyos coludidos es un íntimo amigo y socio de Macri, que lo puso al frente de nada menos que una especie de FBI argentino (por decirlo con alguna gracia).

Usted debe saber, seguro, que reformaron por decreto la Corte Suprema de Justicia, y que ahora gobiernan a decretazos como hicieron por décadas los dictadores militares, aquí y en el Perú. Y seguro está al tanto de los favores obscenos a grandes latifundios y a empresarios avorazados que siguen acumulando millones mientras destruyen trabajo, educación, familias e ilusiones. En poco más de un año cerraron 7000 fábricas y emprendimientos productivos, dejaron en la calle a más de un millón de trabajadores, tienen a la educación pública en proceso terminal y para colmo en sólo 14 meses han multiplicado nuestra deuda externa casi ad infinitum, lo que nos obligará a un nuevo repudio que por ahora sólo unos pocos estamos denunciando que nunca se va a pagar porque no la vamos a reconocer.

Me cuesta creer que usted, Maestro, con su agudeza proverbial, se preste a esta farsa. Le pregunto, entonces: ¿Tan grandes son los negocios que preparan en España para recolonizarnos como hace cinco siglos, y como hace veinte años con Menem? ¿Tan enormes son esos intereses que usted echa por la borda una excelsa trayectoria literaria complaciendo a un patán que tanto se parece a su paisano Fujimori, aunque éste tiene ojos azules y no rasgados?

Mi lealtad de discípulo y mi conciencia de pequeñez literaria no me impiden ver, con dolor, el triste papel televisivo de usted coreando lugares comunes para criticar al presidente venezolano, y encima todo cargado de tintes racistas y clasistas.
Me dio mucha pena su papel, Don Mario. Al verlo tan generoso y dócil frente al impresentable gobernante de esta tierra que a usted lo quiere y lee, yo sentí dolor, pero también una cierta vergüenza. No hacía falta tanto.

Sin dudas, seguiré admirando su obra literaria, pero qué pena tan grande sentí al verlo, ahora, en edad provecta, haciendo un papel como el de Zavalita preguntando: “¿En qué momento se jodió la Argentina?”. Usted eludió en la tele una respuesta digna.

Seguiré devoto de su grandeza literaria. Pero sólo de ésa.

Mempo Giardinelli